Image Alt
¿Quiénes somos?

Museo Infantil de Oaxaca

Fundado en la restaurada Antigua Estación del Ferrocarril de Oaxaca, gracias a la visión filantrópica de Alfredo Harp Helú y María Isabel Grañén Porrúa, MIO retoma diversos elementos arquitectónicos del espacio transformándolos en zonas lúdicas y de esparcimiento para la comunidad infantil de Oaxaca: son sus vagones, andenes, bodegas de carga y áreas verdes en las que se han trazado diversos programas educativos que hoy conforman nuestro museo.

¿Quiénes somos?

Somos un museo inspirado en la filantropía de los grandes maestros del arte en Oaxaca, un espacio pensando en el valor que merecen nuestras tradiciones, costumbres, edificaciones y por su puesto nuestros niños. Nos gusta pensar en los detonantes que al arte puede generar en la infancia, queremos que ellos junto con nuestro equipo se diviertan en un viaje por la tradición plástica de nuestro estado y que juntos le devolvamos la alegría a Antigua Estación del Ferrocarril.

Misión

Perseveramos por llevar el mundo del arte y nuestro patrimonio a cada niña y niño de nuestro estado. Buscamos además generar detonantes en ellos a través del legado de los grandes maestros de la plástica oaxaqueña y del arte popular.

Misión

Perseveramos por llevar el mundo del arte y nuestro patrimonio a cada niña y niño de nuestro estado. Buscamos además generar detonantes en ellos a través del legado de los grandes maestros de la plástica oaxaqueña y del arte popular.

Visión

Ser un museo infantil capaz de despertar la necesidad de actuar con responsabilidad en el presente, con miras a preservar toda expresión creada por las personas y por la naturaleza.

MIO busca establecer un diálogo y una conexión que incentive y active el sentido de pertenencia de la niñez frente a su tierra, su gente, su cultura y su entorno. A revalorar lo invalorado a generar un espacio donde confluyan el pasado y el presente, con la certeza de que cada visitante avivará su pasión por la cultura desarrollando su creatividad e ingenio y descubriendo que “Oaxaca ¡es MIO!”